Mujer, libro y lectura

Categoría: Biblioteca Real Privada (Página 1 de 2)

La lectura incunable de don Antonio Pascual de Borbón

Entre los años 1815 y 1816 se abre un expediente para averiguar el paradero de dos cajones de libros impresos en el siglo XV del infante don Antonio Pascual. Habían salido de Madrid en 1813 para reunirse con su propietario en el castillo de Valençay. Cinco años atrás, el 3 de mayo de 1808, Antonio Pascual, hermano menor de Carlos IV y último miembro de la familia real en abandonar la corte, se había despedido de la Junta Suprema en dirección a un exilio familiar dorado en el castillo del príncipe Tayllerand, su excepcional anfitrión y cancerbero, con un “Dios me la dé buena. Adiós, señores, hasta el valle de Josafat” . Los impresos perdidos en la aduana de Bayona, en 1813, eran exclusivamente incunables, ciento once;
un fondo muy significativo para una librería privada y que, de entrada, explicaba que Fernando VII pusiese en marcha la maquinaria administrativa que permitiera localizar los incunables de su tío.

Las bibliotecas palaciegas de la monarquía hispánica: de los Reyes Católicos a Alfonso XIII

En: Savoir/Pouvoir, Les bibliothèques, de l’Antiquité à la modernité. Textes réunis et édités par Yves Lehmann. Turnot, Brepols, 2018

Las actas de este Colloque International en la Bibliothèque Nationale et Universitaire de Strasbourg (2015) reunen quince comunicaciones agrupadas en:

Bâtiment-Symbole, Bâtiment-repère : La bibliothèque dans la cité, son environnement urbain, son décor, son aménagement:
Autores: Christophe Didier, M Luisa López-Vidriero, Andrea de Pasquale,


Le pouvoir intellectuel des bibliothèques:
Autores: Dominique Charpin; Yves Lehmann; Robert Bedon; Stavros Lazaris; Gilbet Fournier

La Bibliothèque perçue comme fondement d’un pouvoir ou d’un contre-pouvoir:

Autores: Aude Lehmann, Marilina Gianico, Istvàn Monok, Doina Hendre, Frédéric Barbier, Pierre Casselle, Yann Sordet

Un ejemplo de arte retórica política. Propósitos museográfi cos de la Real Biblioteca (1913-1980)

El museo de la Real Biblioteca sirvió en momentos históricos opuestos como representación de valores políticos diferentes. La selección de las piezas que lo formaban inicialmente apenas tuvo variaciones; cambió, eso sí, el sentido de su lectura como conjunto histórico-artístico librario en estas tres etapas 1913-1931: Alfonso XIII. 1931-1939: Segunda República Española. 1940-1970: Franquismo. El museo reflejó también la evolución del régimen del general Franco en el que ha sido el periodo mas largo de su funcionamiento. Sus dos fases, 1952-1968 y 1970-1992, muestran el arco que va desde la autarquía, el nacionalsindicalismo y el aislamiento internacional, a los que pusieron fin los acuerdos con los Estados Unidos y el Vaticano y la incorporación del Opus Dei, hasta el desarrollismo económico de los años Sesenta y la institucionalización del régimen – la promulgación de leyes como la Orgánica, Educación, Prensa, Libertad religiosa – y su crisis final.

Artículo en prensa; ¶ Maria Luíza López-Vidriero Abelló “Um Exemplo de Arte Retórica Política”, LIVRO Revista do Núcleo de Estudos do Livro e da Edição n. 7 , pp.149-168.- QUADERNI DELLA BIBLIOTECA NAZIONALE CENTRALE DI ROMA N. 23, pp. 91-112

Retórica y política: función del museo de la Real Biblioteca

Naturalismo bibliófilo: El portentoso hurto de la Real Biblioteca Particular de Su Majestad

López-Vidriero, María Luisa, “Naturalismo bibliófilo: El portentoso hurto de la Real Biblioteca Particular de Su Majestad”, En López-Vidriero, María Luisa, dir., Andrés Escapa, Pablo, coord., Bibliofilia y nacionalismo : Nueve ensayos sobre coleccionismo y artes contemporáneas del libro, Salamanca: SEMYR, 2011, pp. 85-146

EL disponer de una historia diacrónica de las colecciones reales –la del conde de las Navas– es lo que permite abordar el estudio del coleccionismo que condujo a la formación de la librería real particular, sin las ataduras de una aproximación histórica. Discurrir por esa cronología constructiva, fundamental, utilísima, da la libertad de considerar su estudio desde la historia cultural de la lectura y de sus prácticas, reflexionar sobre el hecho sociológico que supone la formación de bibliotecas y librerías, y centrarse en tratar de identificar las prácticas culturales que diferencian los grupos, no por los libros que contienen sus colecciones sino por los usos y las representaciones que les confiaron quienes los coleccionaron.

04 MlVidriero

« Entradas anteriores