Mujer, libro y lectura

Categoría: Estudios del siglo XVIII (Página 1 de 3)

Roma encuadernada: otros retos de Giambattista Piranesi

https://doi.org/10.53786/piranesimultimediale.23

Le Antichità romane, conviene recordarlo, fue el texto que Piranesi eligió como tema de su discurso de ingreso en la Accademia de San Luca en 1761 y esa designación fundacional aumenta el interés de estudiarla de una forma integral, tal y como el autor entregó esa obra a la institución, encuadernada. 
http://opacbiblioroma.polorml.it/opac2/RML/dettaglio/documento/VIAE000787

Entre los desafíos que presenta Le Antichità romane (1756) de Giambattista Piranesi, el de analizar la forma coetánea con la que se resolvió una contradicción esencial -cerrar lo que se había concebido abierto para ser contemplado- es una invitación irrenunciable. Las encuadernaciones ejecutadas en los mismos años en los que salen de las prensas y de los tórculos esas creaciones complejas del artista, en las que tipografía y grabado se conjugan y se exigen mutuamente, despliegan otras facetas ineludibles para la comprensión de esta obra singular desde un ángulo diverso que permite profundizar sobre la amplitud y el rango diverso de los procesos técnicos a los que obligaba una creación como esta, la diversidad de actores implicados en la toma de decisiones sobre la ejecución, las funciones y los usos de esta Roma encuadernada.

El análisis estructural de las encuadernaciones de Le Antichità romane es un observatorio privilegiado para el estudio del nivel técnico del arte ligatorio en la segunda parte del Settecento. Quienes se enfrentaron a la encuadernación de esta obra -que pertenecía a un género bibliográfico ya tipificado y con amplio rodaje en la edición de lujo- tuvieron que encontrar la respuesta a problemas intrínsecos planteados desde la propia la concepción de la obra, en los que decisiones previas del autor y del editor habían sido esenciales. Hacerla durable y alejarla del deterioro fue para los encuadernadores una cuestión menor frente a la de hacerla legible con el mismo sentido e intensidad visual con los que el artista la había concebido. Al materializar una obra excéntrica, Piranesi anticipaba los problemas que su radical libertad de concepción iba a plantear a quienes posteriormente tuviesen que realizar una estructura fija a esos corpi parabibliográficos.

En la tipología de las encuadernaciones de representación de Antichità romane, la de la Accademia de San Luca es un hito, símbolo del pensamiento estético y declaración de los principios filosóficos de Giambattista Piranesi, una apelación a liberarse de la prostitución de las artes volviendo a las fuentes y, como tal, elegida para expresarlos como arte aplicada en un parnaso académico.

Madame de Genlis revisa sus propuestas didácticas

Los estudios sobre pedagogía y formación curricular de la figura real en el siglo xviii son prioritarios en mi trayectoria investigadora; son estudios siempre abiertos y en curso que me obligan, como también lo han hecho en esta ocasión, a considerar bajo otro punto de vista las hipótesis de partida con los que los emprendo a medida que progreso en mi investigación.

Madame de Genlis revisa sus propuestas didácticas necesita ahora un matiz imprescindible, el derivado del uso principesco y cortesano de su obra en el ámbito borbónico español, en ese mismo periodo. La significativa aportación a la reforma pedagógica de Genlis, sobre la que ella seguía interrogando en el último cuarto de su vida, tuvo, sin embargo, una representación curricular política, exenta de cualquier interés didáctico entre los infantes y el Príncipe de Asturias. Para los hijos de Carlos IV, Fernando, Carlos María Isidro y Francisco de Paula de Borbón, Infantes de España, la presencia de una figura central de la educación áulica en ese periodo obedecía entre sus libros a otras motivaciones. Todo coincidía en los mismos años, entre 1808 y 1814, y en el mismo país: entre Valençay y París y esta convergencia, entre política y pedagogía, tiene el enorme interés de ser un ejemplo del polimorfismo del escrito. Genlis había educado a los príncipes de Orléans, hijos del duque de Chartres, y en particular del futuro Louis-Philippe. En 1782, había sido nombrada preceptora de los príncipes de Orléans : Louis-Philippe, duque de Valois quien, desde la muerte de su abuelo Louis-Philippe-Joseph en 1785, duque de Chartres (1773-1850) y tras la muerte de su padre, Philippe-Égalité, guillotinado en 1793, duque de Orléans ; Antoine-Philippe, duque de Montpensier (1775-1807) ; Louis-Charles, conde de Beaujolais (1779-1808) ; Eugène-Adélaïde-Louise (1777-1847), Mademoiselle d’Orléans a partir de la muerte de su hermana gemela en 1782. Esta experiencia la reflejará en 1791 en los dos tomos de Leçons d’une gouvernante ou Fragmens d’un Journal, qui a servi pour l’Education des Enfans de Monsieur d’Orléans cuando la duquesa prescinda de sus servicios. El cambio de modelo pedagógico que supuso el nombramiento de Genlis es trascendental porque se trató de un cambio de género que obligó a utilizar una nueva palabra, “gouvernante”.

Esta investigación se presentó en el Seminario Infancias. Representaciones y prácticas cotidianas en la ciudad (1700-1939) celebrado en la UNED, 24-25 noviembre 2022, bajo la dirección de Gemma Cobo

Da concavo a convesso: portare in superficie la singolarità bodoniana di un collezionismo nascosto

I libri dell’Infante Antonio Pascual de Borbón entrarono a far parte della Biblioteca Reale Privata alla sua morte nel 1817. Oggi il catalogo elettronico della Biblioteca Reale, Ibis, permette di localizzare le copie che gli appartenevano e che sono identificate dagli ex-libris e dai super libros con le cifre dell’infante, grazie alla codifica del blocco delle note (provenienza) e del nome nel blocco dei legami all’intestazione

Il catalogo permette quindi di accedere a una collezione storica, una delle tante che compongono una biblioteca reale. Tuttavia, individualizzare la proprietà degli esemplari non significa differenziare, con una propria dimensione e singolarità, ciò che in realtà è: una collezione speciale, rappresentativa di un pregiato collezionismo reale nell’ambito del profilo dei Borboni spagnoli.

La rarità dei libri di Antonio Pascual de Borbón che oggi fanno parte della Biblioteca Reale oltrepassa la sua origine: essi furono selezionati dall’infante stesso nel suo testamento del 1817 per Ferdinando VII, suo nipote il re. Vale a dire, questo fondo bibliografico è ciò che un principe considerava fosse suscettibile nella sua libreria di cambiare il grado per diventare parte della biblioteca privata del re. La prima caratteristica eccezionale e la sua singolarità risiedono nel fatto che esprimono la percezione interna di un concetto simbolico – la biblioteca del re – differenziato dal collezionismo privato.

A causa di questo fatto concettualmente rilevante, la semplice identificazione degli esemplari che è quello che permette il catalogo IBIS è riduttiva e priva di significato.

Investigación presentada en la Jornada de Estudio dirigida por el prof. Lorenzo Baldacchini :

Le collezioni speciali: esperienze ed orizzonti

Giornata di studio. Roma, Biblioteca Nazionale, 14 ottobre 2022

Programma

Saluti delle autorità (Direttore Biblioteca Nazionale, Presidente AIB nazionale/regionale)

Lorenzo Baldacchini, Introduzione

Fiammetta Sabba, La valorizzazione dei fondi librari per il “cultural public engagement” nella cornice della convenzione di Faro

Alberto Petrucciani, Catalogare per i cataloghi generali, catalogare per gli specialisti

Lucia Sardo, Il trattamento catalografico dei fondi personali

Chiara De Vecchis – Francesca Ghersetti, La valorizzazione del patrimonio nell’ottica della public history: spunti e buone pratiche

Maria Luisa Lopez Vidriero Abello, Da concavo a convesso: come portare in superficie la singolarità bodoniana di un collezionismo nascosto

Mattea Gazzola, La città visibile. Le collezioni speciali della Biblioteca Bertoliana, riflesso degli interessi culturali di Vicenza

Les meubles de la connaissance: façons de devenir sage a prix fixe

Le 3 avril 1773, à huit heures du matin, Barletti de Saint Paul se présentait
au palais royal de Madrid pour proposer au à la cour du roi Charles III un
Cabinet littéraire pour le Prince des Asturies, Carlos Antonio, futur Charles
IV. La grande bibliothèque qu’il montrait, réunissait -disait-il- tout ce qui
pourrait faciliter les études de l’héritier du trône d’Espagne.
Dans les appartements de l’Infante, Barletti avait disposé de trois quarts d’heures pour s’expliquer et composer une phrase mémorable: «Aux meilleurs des rois, j’offre le fruit de vingt-deux ans de mes fatigues». Carlos Antonio, selon Barletti,
confessa qu’il n’avait encore rien vu d’aussi neuf et d’aussi intéressant. Cette audience au palais était un fait inouï tenant compte du personnage, un rescapé de La Bastille, avec un passé turbulant. Mais Barletti de Saint Paul, ce 3 avril, se présentait au Prince comme professeur d’une institution d’élite, emblème de la pédagogie éclairée que Charles III voulait développer, l’École d’Artillerie de Ségovie ou il enseignait le français.

La lectura incunable de don Antonio Pascual de Borbón

Entre los años 1815 y 1816 se abre un expediente para averiguar el paradero de dos cajones de libros impresos en el siglo XV del infante don Antonio Pascual. Habían salido de Madrid en 1813 para reunirse con su propietario en el castillo de Valençay. Cinco años atrás, el 3 de mayo de 1808, Antonio Pascual, hermano menor de Carlos IV y último miembro de la familia real en abandonar la corte, se había despedido de la Junta Suprema en dirección a un exilio familiar dorado en el castillo del príncipe Tayllerand, su excepcional anfitrión y cancerbero, con un “Dios me la dé buena. Adiós, señores, hasta el valle de Josafat” . Los impresos perdidos en la aduana de Bayona, en 1813, eran exclusivamente incunables, ciento once;
un fondo muy significativo para una librería privada y que, de entrada, explicaba que Fernando VII pusiese en marcha la maquinaria administrativa que permitiera localizar los incunables de su tío.

« Entradas anteriores
Follow by Email
WhatsApp